Foco – Modelos mentales

Nueva entrada de la serie El Foco en la que quiero hablar de los Modelos Mentales.

Modelos mentales son la dicotomía cuerpo-alma, los cinco envolventes (koshas) yógicos, la teoría de los cinco elementos chinos, etc…

Un modelo mental es una representación de la realidad externa/interna. Es un mecanismo del pensamiento mediante el cual un ser humano intenta explicar cómo funciona el mundo real. Los modelos mentales condicionan nuestro comportamiento y la forma en la que resolvemos nuestros problemas (similar a un algoritmo personal).

Construimos nuestros propios Modelos Mentales, o hacemos nuestros los de otros, según nos convenzan y encajen con nuestras creencias.

En el Yoga de la Energía usamos varios Modelos Mentales, el CRM (Cuerpo, Respiración, Mente), Los 5 niveles de atención, otros tantos niveles de Respiración, etc…

Los Modelos Mentales son asideros. Nos ayudan a explicar las experiencias que tenemos durante la práctica. Sirven para dirigir El Foco a lugares reconocibles.

Además nos sirven para refinar las sensaciones y apreciar matices que de otra forma no podríamos. Como si fuéramos científicos, hacemos experimentos y vamos organizando y estructurando los resultados. Les ponemos etiquetas, nombres que nos permiten recordar y hacer diferencia donde antes no la hacíamos.

Al principio necesitamos que nos guíe una persona con experiencia. Nos dejamos llevar y vamos dirigiendo el foco allá donde se nos sugiere, apreciando en la medida de nuestras posibilidades los detalles del camino para así, ya con más experiencia, volver a recorrerlo a voluntad.

Es normal que los modelos, si no cambiando, vayan evolucionando con el tiempo. Cambian con nuestras creencias. Un modelo simple, por ejemplo, puede ser muy útil al principio y dejar de serlo a continuación.

Pero los Modelos Mentales, por muy extendidos y aceptados que sean, no dejan de ser sino representaciones de la realidad, no son certezas. Y por lo tanto susceptibles de opinión. Yo pienso que es necesario cuestionarse todo aquello que nos plantee la más mínima duda racional o irracional. Ningún modelo mental, por muy universal que sea, deja de ser una reducción de la realidad. La realidad es otra cosa y está ahí esperándonos.

Etiquetado con:

SEMINARIO EL BUCLE – SENTIR

Este post es una introducción al primer módulo (1/3), denominado SENTIR, del seminario EL BUCLE. La introducción a los otros módulos la encontraréis aquí.

Es el primero pero podría haber sido el segundo o incluso el tercero, qué más da el orden dentro del bucle.

Dentro de la sección Mikrokodes, ya dediqué un post a Cerrar el bucle, y otro a Mirarse a uno mismo.

Al primer módulo del seminario lo he llamado SENTIR y tiene que ver con la idea de mirarse a uno mismo. Desde la posición de Observador, recabar toda la información que recibimos de nuestros sentidos físicos y sutiles.

ACTUAR, SENTIR, CERRAR, en el nivel básico se alternan, a veces de forma inconsciente. Podemos no tener claro cuándo estamos haciendo una cosa u otra. Hacernos conscientes de ello es uno de los objetivos del módulo, distinguir cuando estamos en “modo” SENTIR, cómo hacemos cada uno de nosotros cuando sentimos.

Durante la práctica, observaremos los movimientos espontáneos de nuestro cuerpo, nuestra respiración, los cambios de temperatura, las sensaciones de contacto. También observaremos cómo la posición condiciona nuestra respiración. Incluso nuestra atención, adonde focalizamos, puede provocar reacciones, observaremos si es el caso.

El concepto de SENTIR se corresponde básicamente con el de Ambiente dentro de la sesión del Yoga de la Energía, del que también hablaremos.

Espero haber despertado vuestra curiosidad.

Etiquetado con: ,

FOCO – Visualizar

Nueva entrada de la serie sobre El Foco, en la que hablaremos de la Visualización.

Arrancamos con la definición de Visualización, más concretamente de Visualización creativa, a la que normalmente nos referimos.

La visualización creativa es el proceso cognitivo de generar, a propósito, imágenes mentales visuales con la intención de experimentar un posterior beneficio.

Aunque se refiere exclusivamente a imágenes visuales, el cerebro es capaz de crear otros tipos de imágenes mentales, incluyendo auditivas, gustativas y táctiles. Nosotros llamaremos visualización a la imagen mental completa, la que incluye todos los sentidos físicos y sutiles.

En psicología se usa de forma terapéutica para producir cambios emocionales. Alterando las imágenes que guardamos de nuestras experiencias, creando experiencias nuevas. La visualización también puede ser generativa. Podemos construir imágenes de un futuro tuneado, en busca de unos resultados particulares, según nuestros intereses y objetivos.

En el yoga de la Energía utilizamos la visualización de una forma sencilla. Normalmente no nos enredamos creando escenarios con personajes, ni definimos decorados con precisión. No por nada, sino que simplemente no se hace, no hay costumbre de hacerlo, aunque pueda hacerse. Habitualmente visualizamos rayos de luz, bolas de color, expulsamos el aire por lugares imposibles y respiramos con todo el cuerpo, llevando el Foco hasta el último rincón de nuestra anatomía.

La visualización nos ayuda a conseguir estados particulares. Durante las posturas nos mantiene centrados evitando la dispersión. Durante el pranayama combinamos las imágenes mentales con la respiración. Recorremos los circuitos energéticos y los centros de energía a los que llamamos chakras. Durante la relajación, la visualización es más abierta y depende del profesor, de su intención. Por supuesto hay más posibilidades, tantas como profesores. En este post me limito a mostrar las que considero más común.

Si contraponemos Hacer y Observar, Técnica y Ambiente, visualizar es hacer, es técnica. Cuando visualizamos estamos actuando.

Si visualizamos a la vez que realizamos una técnica física, energética o meditativa, estamos actuando doblemente, con la técnica específica y con la visualización. Dotando a la práctica de un valor añadido, más elaborado que cuando realizamos la técnica sin ninguna otra indicación.

La visualización es una herramienta muy potente que hay que manejar con cuidado. Durante la práctica del yoga estamos relajados y con la mente disponible a lo que nos llegue, sea lo que sea. Y no todo tiene por qué ser beneficioso, ni veraz, ni conveniente.

Tanto cuando proponemos como cuando recibimos, debemos ser cuidadosos y respetuosos de una forma escrupulosa. Abriéndonos a experiencias nuevas de forma mesurada y placentera.

FOCO – Atención e Interrupciones

Este es el primer post de la serie Foco quiero hablar de las interrupciones, para lo cual tendré que hablar de la atención, es decir del Foco.

Si te das una vuelta por la wikipedia y preguntas por la atención, te puedes hacer una idea de lo complicado del concepto. De momento vamos a quedarnos con sus dos acepciones: filtro que selecciona sobre qué estímulos exteriores voy a concentrarme; mecanismo que controla los procesos cognitivos: aprendizaje, razonamiento, etc…

La Distracción  sería una desviación de la atención.

No hace mucho leía un artículo sobre las mentes dispersas y los efectos que la tecnología, básicamente los teléfonos móviles, tiene sobre nuestra atención. En este artículo entre otras cosas se clasificaba la atención:

  • atención continua.- A una sola cosa
  • atención parcial continua.- A varias cosas a la vez. Hablar por teléfono y mirar a la tele, conducir y hablar, etc…
  • atención multiplexada.- A varias cosas saltando de la una a la otra. Porque nos interrumpen o nos auto-interrumpimos.

La atención continua es la que buscamos en el yoga, llegando a diferentes niveles de profundidad.

La atención multiplexada causa estrés. Nos hace más eficientes y puede ser entrenada para una mayor productividad, pero nos produce estrés. Dice Gloria Mark sobre las interrupciones en el trabajo “Nuestro estudio muestra que las tareas interrumpidas se completan más rápido, con igual calidad. Pensamos que la gente compensa las interrupciones trabajando más rápido, pero paga un precio por ello: más estrés, frustración y presión”.

También dice Mark que llegado un punto, las distracciones se convierten en un hábito. La atención solo dura un rato, de forma que si no hay una causa de distracción externa, nos auto-interrumpimos nosotros mismos.

Vaya por delante que no todas las interrupciones son negativas. Las que están relacionadas con nuestro interés o aquellas que sentimos que nos aportan algo positivo, son bien recibidas. Es por esto que es bueno saber gestionar las interrupciones.

Las interrupciones pueden ser externas o internas. Ambas pueden ser minimizadas.

Las interrupciones externas provienen del medio ambiente a través de nuestros sentidos. Nos puede interrumpir la intensidad del estímulo, su repetición, el movimiento, etc…  Una notificación del móvil que nos indica que ha llegado un nuevo mensaje, un símbolo en la barra de herramientas del ordenador que nos avisa de la entrada de un email, un compañero que se acerca a comentarnos algo, una bocina en la calle, …, la lista puede ser muy larga. Inmersos como estamos en nuestro lugar de trabajo, en nuestra ciudad, nos vemos expuestos a un sinfín de estímulos sobre los cuales tenemos poco control. Pero poco es algo y aunque no podamos o queramos eliminarlos del todo, tenemos cierto control sobre ellos.

Las interrupciones internas tales como las emociones, el estado físico o los pensamientos, condicionan nuestra atención y nos hacen mas vulnerables a ciertos estímulos. El control sobre estas interrupciones, no es tan sencillo como apagar el móvil o un ordenador, y requiere un trabajo más comprometido. El yoga entre otras disciplinas, nos puede ayudar a regularnos.

Lo primero que tenemos que hacer es no hacer nada sino observar, después ya veremos.

Etiquetado con: , , ,

Foco – Presentación

Acabo de encender una barrita de incienso con olor a “espacio”, y si hace honor a ese nombre tan etéreo, me va a venir muy bien para hablar de algo igualmente etéreo como el Foco, que es el tema de este post y que va a ser también el tema de este curso 2017-2018.

Lo he llamado el Foco y podría haberlo llamado la atención, o también la consciencia, pero estas palabras ya vienen muy cargadas de significados, por lo que he preferido usar este término más técnico y visual de enfocar o focalizar. Además, al menos para mí, la consciencia también es muy visual.

En poco tiempo me ha ocurrido estar escribiendo un post que hablaba de las mentes dispersas, el curso del yoga de la energía en el que se habló de los cinco niveles de atención y mi propia vivencia (convivencia) con una fibrilación auricular (arritmias). Por lo cual, he juntado todo ello y he decidido hacerlo el tema de este curso.

Me voy a embarcar en la tarea de reflexionar:

  • Sobre la idea de la atención parcial continua, hacer varias cosas a la vez que no requieren profundizar. Y su opuesto, la atención profunda.
  • Sobre las interrupciones que nos sacan de lo que estamos haciendo.
  • Sobre los modelos mentales que definen los puntos a los que dirigimos nuestro foco.
  • Sobre el hacer y el sentir, la técnica y el ambiente.
  • Sobre la sensación sentida – Focusing.
  • Sobre el dejar pasar.
  • Sobre el hacer sin hacer, wu wei.
  • etc…

También y como requiere este blog de rutinas útiles, propondré prácticas que nos ayuden a ser más conscientes de todo lo anterior.

En mi experiencia personal no dejo de sorprenderme de los cambios que ocurren cuando vamos desplazando el foco de un lugar a otro, de una parte de nuestro cuerpo a otra, de una idea a otra. En el Yoga de la Energía decimos que “dónde va el pensamiento va la energía”. Mover el foco es ya en sí mismo una forma de hacer, independientemente de que luego se apliquen técnicas o no.

Como ejemplo os sugiero que focalicéis en la posición de vuestra columna vertebral y me digáis que ocurre cuando lo hacéis durante un rato.

Estáis todos invitados a compartir este recorrido.

SK – Respiraciones abdominales

Con esta propuesta cerramos la Semana Kode, la hemos situado en el viernes por la noche, el último post para el final de la semana. Se trata de Respiraciones abdominales ¡lo más básico para el final!

Cuanto más leo sobre respiración más dudas me entran sobre la conveniencia de aprender ninguna técnica, de añadir técnicas sobre algo que ya hacemos naturalmente, respirar. Leía recientemente que más que aprender, debemos desaprender los malos hábitos y volver a la respiración natural.

Yo pienso que una persona sana enseñada, con un poco de sentido común y sin prisa, puede aprender técnicas respiratorias sin riesgo.

El aprendizaje respiratorio pasa siempre por una toma de consciencia de la respiración actual, la que tengamos en un momento dado. Antes de hacer ninguna modificación hay que hacerse consciente de la cualidad respiratoria del momento en que estamos: ritmo, frecuencia, localización, profundidad, calidad, etc…

De todas las técnicas respiratorias que conozco, las que más practico son las básicas, las respiraciones abdominales. La respiración abdominal diafragmática estándar y ahora recientemente la abdominal inversa (taoísta). Ambas aconsejables para conseguir un buen descanso y devolver la energía al centro vital. Muy recomendables de practicar por la noche.

No se debe practicar la inversa hasta conocer y dominar la estándar. No se debe practicar la estándar hasta conocer y dominar la natural. Incluso cuando vayamos a practicar la inversa, primero deberemos practicar la estándar.

Respiración natural -> Respiración abdominal estándar -> Respiración abdominal inversa

A continuación os dejo la descripción de la respiración natural y la diafragmática extraídas del libro “Asana, Pranayama, Mudra, Bandha” de Swami Satyananda Saraswati. Para la respiración abdominal inversa (taoísta) os dejo unos enlaces abajo.

RESPIRACIÓN NATURAL

Ésta es una técnica simple que introduce a los practicantes a su pro­pio sistema y patrones de respiración. Es muy relajante y se puede practicar a cualquier hora. Tomar conciencia del proceso de respiración es suficiente para disminuir la frecuencia de las inhalaciones y las exhalaciones y establecer un ritmo más relajado.

Técnica:

Siéntese en una postura de meditación cómoda o acuéstese en shavasana y relaje todo el cuerpo. Observe el proceso de respiración natural y espontáneo.

Desarrolle la conciencia plena del flujo rítmico de la respira­ción. Sienta la respiración fluyendo hacia adentro y hacia afuera de la nariz. No controle la respiración de ningún modo.

Observe que el aire es fresco cuando entra por las fosas nasales, y tibio cuando fluye hacia afuera. Observe esto con la actitud de un testigo que no se involucra.

Sienta la respiración fluyendo hacia adentro y hacia afuera por la parte de atrás de la boca encima de la garganta.

Lleve la conciencia a la región de la garganta y sienta la respi­ración fluyendo a través de ella. Lleve la conciencia a la región del pecho y sienta la respiración fluyendo por la tráquea y los tubos bronquiales. Luego, sienta el aire fluyendo en los pulmones.

Tome conciencia de los pulmones expandiéndose y relaján­dose. Lleve la atención a la caja torácica y observe la expansión y la relajación en esta área. 

Lleve la conciencia hacia el abdomen. Sienta cómo se mueve el abdomen hacia arriba con la inhalación y hacia abajo con la ex­halación.

Finalmente, tome conciencia de todo el proceso de respiración desde las fosas nasales hasta el abdomen y continúe observándolo durante un rato. Regrese la conciencia hacia el cuerpo físico como un todo y abra los ojos.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL

Técnica:

Acuéstese en shavasana y relaje todo el cuerpo. Observe la respiración espontánea sin controlarla de ninguna forma. Deje que fluya de manera absolutamente natural.

Continúe observando la respiración natural durante un rato.

Coloque la mano derecha sobre el abdomen justo encima del ombligo y la izquierda sobre el centro del pecho. La mano derecha se debe mover hacia arriba con la inhalación y hacia abajo con la exhalación. La mano izquierda no se debe mover con la respiración. No debe haber tensión en el abdomen. No trate de forzar el movimiento de ninguna forma.

Trate de no expandir el pecho ni mover los hombros. Sienta el abdomen expandiéndose y contrayéndose. Continúe respirando de manera lenta y profunda.

Inhale mientras expande el abdomen al máximo posible, sin expandir la caja torácica. Al final de la inhalación el diafragma comprime el abdomen y el ombligo está en su punto más alto.

Con la exhalación el diafragma se mueve hacia arriba y el ab­domen se mueve hacia abajo. Al final de la exhalación el abdomen está contraído y el ombligo se mueve hacia la columna vertebral.

Continúe durante un rato.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL INVERSA (TAOÍSTA)

RESPIRACIÓN TAOÍSTA

http://taichisanisidro.blogspot.com.es/2015/10/respiracion-abdominal-inversa-prenatal.html

 

Etiquetado con: ,

SK – La gran respiración

Nueva propuesta de nuestra Semana Kode para el jueves por la noche, llamada La gran respiración, El gran gesto.

Este movimiento largo y pausado se puede realizar en cualquier momento, sea mañana o noche, sea aislado o dentro de una sesión de yoga. Allí dónde se haga, reportará una gran calma.

Los gestos físicos y la atención consiguen prolongar de forma natural el tiempo respiratorio a lo largo de todo el movimiento. No es conveniente realizarlo dos veces seguidas sin que medie una pausa para percibir el ambiente.

Viniendo de la acción o de la calma, ahora es el momento de ser respiración, soplo sutil incorporeo. Me pliego vaciando para a continuación suspender , esperar y ascender mientras inspiro. Suspendiendo en lo alto, mirando al más allá para, de forma espontanea, un rato después, descender y exhalar. Quedando vacío, plegado y cruzado, un momento más. Despacio asciendo recorriendo todo mi cuerpo, lentamente, nuevamente hasta arriba, sujetando el cielo. Para, al rato, sin darme cuenta, acabar.

A continuación el vídeo de nuestro canal Arimakode.

La explicación extraída del libro de Roger Clerc “Yoga de la Energía, tercer grado”

De pie, piernas muy separadas, exhalar llevando los brazos extendidos y cruzados por delante del pecho, dirigiendo la barbilla hacia el pecho, el vientre se mete y el diafragma sube. La espiración es profunda.

Quedarse un tiempo con los pulmones vacíos. Luego enderezarse inspirado y extendiendo los brazos (en horizontal y después hacia la vertical, como en los preliminares) para relajarlos por encima de la cabeza, levantando el mentón.

Durante el tiempo de apnea a pulmones llenos, estirar todo el cuerpo, los pies permanecen en contacto con el suelo, incluyendo los talones.

Exhalar largamente flexionado el tronco al nivel de la pelvis (articulación lumbo-sacra y el eje coxo-femoral), la espalda recta, empujando las nalgas hacia atrás para no fatigar la espalda. Los brazos están cruzados desde el principio, a la altura de las muñecas, y se van cruzando más y más a medida que se va inclinando el tronco, para terminar cruzados al máximo, cada mano en el tobillo opuesto.

Dejar caer la cabeza naturalmente, relajando el cuello. El vientre está metido, el diafragma subido al máximo, y la exhalación es completa.

Utilizar el tiempo de vacío de aire para relajarse y mejorar la posición, estirando las piernas.

Inspirar enderezando el tronco, estirando la cabeza en la prolongación de la espalda hacia adelante y hacia lo alto, mientras que las manos acarician las piernas subiendo por la parte exterior de cada una de ellas hasta la cintura: mano izquierda sobre la pierna derecha y mano derecha sobre la pierna izquierda.

Llegados a la cintura, los brazos cruzados se descruzan delante del vientre, los brazos describen un amplio círculo alrededor de la cintura para volverse a cruzar por detrás, llevando si es posible la palma de su mano izquierda sobre la nalga derecha y la de la mano derecha sobre la nalga izquierda.

Con la práctica, este movimiento bien ejecutado desarrolla la respiración torácica inferior. Continuar espirando levantando el mentón mientras se extiende el cuello para acentuar también la respiración alta. Aquí acaba el tiempo de la inspiración.

Le sigue un tiempo de apnea con pulmones llenos, durante el cual, los brazos cruzados en la espalda en un gesto muy amplio se descruzan y se extienden relajados a ambos lados de la cabeza, listos para volver a iniciar el movimiento en una espiración.

Este gesto bien practicado es una maravilla. Desarrolla la caja torácica, mejorando la respiración, y flexibiliza todo el cuerpo acelerando la circulación sanguínea y la energética.

Hay que ejecutarlo con perseverancia y con calidad, a sabiendas de que cada detalle es importante.

Debemos sentir el movimiento evitando todo voluntarismo, admitiéndonos en el momento presente, con nuestra constitución, nuestra morfología. Es de sentido común. El esfuerzo es necesario, pero debe ser inteligente, dosificado y progresivo.

Para ser asimilado, todo movimiento necesita de la repetición, pero no de una forma mecánica. Debe conseguirse de forma simultánea y progresiva un dejar-pasar cada vez más profundo y una vigilancia cada vez más grande. Esto no es fácil, pero es indispensable si queremos tener éxito!

Etiquetado con: , ,

SK – Estiramientos por la respiración

Nueva propuesta de nuestra Semana Kode para el miércoles por la mañana, llamada Estiramientos por la respiración.

Esta serie la practicamos habitualmente por la mañana, antes de la sesión de yoga, es una serie activadora. Se trata de ejercicios respiratorios y no musculares.

Cuando la hagamos, tenemos que tener cuidado de no sobrepasar nuestros límites. Por las mañanas normalmente tenemos más fuerza que elasticidad y el pretender ir más allá en el estiramiento no nos lleva a ningún lado. ¡Procurad practicar con suavidad!

La serie se puede realizar a la inspiración o la espiración, pero para comenzar lo más aconsejable es practicarla a la espiración, vaciando los pulmones en dos o tres tiempos de forma sincopada.

A continuación el vídeo de nuestro canal Arimakode.

Os dejo la lámina con los estiramientos y las explicaciones de Pierre.

 

Etiquetado con: , ,

SK – Los movimientos del águila (Yoga Egipcio)

Nueva propuesta de nuestra Semana Kode para el martes por la mañana, llamada Los movimientos del águila.

Esta serie aprendida de Babakar Khane y su Yoga Egipcio, conjuga de forma muy eficiente las tres alturas respiratorias con la alternancia entre lado izdo y dcho, girando a un lado y a otro en las posturas intermedias, teniendo cuidado de no girar la pelvis cuando se gira la cintura escapular. Es una secuencia activadora muy apropiada para las mañanas.

Esta secuencia la practicamos en un seminario, en el cual nos medimos antes y después con la GDV, y el resultado fue muy ilustrativo, los chakras “engordaron” y se alinearon.

De pie relajado fijo los pies en el suelo, girando alrededor de mi somnoliento e incierto centro de gravedad, encuentro el aplomo necesario para comenzar a replegarme hacia el cielo con movimientos ortogonales y alineaciones imposibles. Verticalidad que me conecta al cielo, al sol, del que tomo su energía hacia un lado y hacia otro, finalmente hacia el todo yo. Posturas y actitudes de héroe/guerrero que alientan el corazón y lo preparan para lo “por llegar”.

A continuación el vídeo de nuestro canal Arimakode.

Os dejo un par de láminas explicativas extraídas del libro “Invitación al Yoga” de Babakar Khane.

 

 

Etiquetado con: ,

CD – El eterno presente no es óptimo

Para este post que no tiene encaje en ninguna de las secciones, he creado “Cajón Desastre”, la sección de los post sin-sección.

Ando últimamente viendo charlas TED, centrado en dos o tres temas diferentes. Incitado por su eslogan “déjate inspirar”, aquí estoy, inspirado por varias de ellas.

El post de hoy surge después de ver la charla de Philp Zimbardo y su “visión saludable” del tiempo (enlace a la transcripción de la charla).

Esta charla me ha permitido reflexionar sobre la cuestión del eterno presente asociado a las experiencias meditativas, descritas por las tradiciones espirituales orientales.

Para estas tradiciones El Presente, es el único tiempo posible, lo demás solo existe en nuestra mente. El pasado son recuerdos, registros filtrados de hechos ocurridos con anterioridad; El futuro son proyecciones construidas por nuestra mente en base a experiencias anteriores.

Esta idea la encontraréis, expresada de forma más o menos elegante, en boca de muchos por no decir todos los grandes maestros:

“No hay pasado ni futuro. Solo existe el presente. Ayer era presente para tí cuando lo experimentabas, y mañana será presente, cuando lo experimentes. Por ende la experiencia solo se produce en el presente y mas allá de la experiencia nada existe” (Ramana Maharshi)

“El pasado ya no existe, ha muerto; el futuro todavía no existe, no ha nacido. Solo existe el presente. Solo el presente está vivo. Cuando estás aquí y ahora la vida fluye en tí. Cuando estás aquí y ahora, estás en tono con la existencia. Y eso alimenta, ese es el verdadero alimento.” (Osho)

“Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada, uno se llama ayer y otro mañana” (Dalai Lama)

etc…

En estas tradiciones también se dice que, además de ser el único tiempo posible, la vivencia plena del presente es la que nos procura la comprensión y la realización personal. Se nos recomienda vivir Aquí y Ahora. Cuando conseguimos acallar nuestra mente, surge la experiencia pura. En ese momento vemos el mundo tal y como es.

Tres orientaciones

Pero, ¡ay amigos!, ahora llega Philip Zimbardo y nos dice algo que de alguna forma también intuíamos: el estado óptimo para navegar por la vida es una combinación de orientación al tiempo pasado, al presente y al futuro.

La orientación en el tiempo es uno de los Metaprogramas que ya manejaba la PNL. Son tendencias personales que hacen que vivamos y razonemos fijándonos en algunas cosas más que en otras. Una orientación hacia el pasado, significa que nos fijamos más y damos más peso a las cosas que ocurrieron en el pasado que las que están ocurriendo en este momento y las que pueden llegar a ocurrir en el futuro. Esta forma de mirar el mundo, varía de un individuo a otro y está condicionada por factores externos como la cultura, el nivel educativo, la clase social, etc…

Nos dice Zimbardo que la orientación en el tiempo se puede dividir en seis tendencias predominantes:

  • Pasado positivo y pasado negativo
  • Presente hedonista (placeres y dichas de la vida) y presente fatalista (nada importa la vida está bajo control)
  • Futuro basado en metas (objetivos) y futuro trascendental (más allá de la muerte)

Siempre según Zimbardo, el Estado Óptimo para desenvolverse de forma satisfactoria en la sociedad, tiene un componente alto en pasado positivo, moderadamente alto en futuro y moderado en presente hedonista. Con unas componentes bajas en pasado negativo y presente fatalista.

A primera vista parece que hay incompatibilidad entre los dos enfoques: uno nos propone una orientación exclusiva al presente y el otro una combinación de orientaciones.

… pero podría no haberla y ambos enfoques podrían coexistir.

No he conocido a nadie, ni he leído nunca de nadie que sea capaz de experimentar el presente de forma continua, sin interrupciones. Y no me refiero a vivir en el presente, porque eso, queramos o no, todos lo hacemos (ya que no hay otra cosa que presente), me refiero a vivirlo conscientemente, algo así como vivir en estado de meditación permanente, en un estado de flujo continuo. Estas experiencias aunque intensas son puntuales, de duración limitada. Después de ellas, de forma ineludible vuelven los pensamientos y con ellos el pasado y el futuro.

Para estos períodos en los que vivimos en el mundomaya, donde la inmensa mayoría de los mortales estamos instalados toda la vida, es cuando cobra relevancia la combinación temporal propuesta por Zimbardo. Y repito la fórmula mágica: un componente alto en pasado positivo, moderadamente alto en futuro y moderado en presente hedonista; con unas componentes bajas en pasado negativo y presente fatalista.

Porque lo cortés no quita lo valiente. Buscamos la luz y la comprensión del mundo viviendo en él todos los días.

Etiquetado con:
Top
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: