Foco – Modelos mentales

Nueva entrada de la serie El Foco en la que quiero hablar de los Modelos Mentales.

Modelos mentales son la dicotomía cuerpo-alma, los cinco envolventes (koshas) yógicos, la teoría de los cinco elementos chinos, etc…

Un modelo mental es una representación de la realidad externa/interna. Es un mecanismo del pensamiento mediante el cual un ser humano intenta explicar cómo funciona el mundo real. Los modelos mentales condicionan nuestro comportamiento y la forma en la que resolvemos nuestros problemas (similar a un algoritmo personal).

Construimos nuestros propios Modelos Mentales, o hacemos nuestros los de otros, según nos convenzan y encajen con nuestras creencias.

En el Yoga de la Energía usamos varios Modelos Mentales, el CRM (Cuerpo, Respiración, Mente), Los 5 niveles de atención, otros tantos niveles de Respiración, etc…

Los Modelos Mentales son asideros. Nos ayudan a explicar las experiencias que tenemos durante la práctica. Sirven para dirigir El Foco a lugares reconocibles.

Además nos sirven para refinar las sensaciones y apreciar matices que de otra forma no podríamos. Como si fuéramos científicos, hacemos experimentos y vamos organizando y estructurando los resultados. Les ponemos etiquetas, nombres que nos permiten recordar y hacer diferencia donde antes no la hacíamos.

Al principio necesitamos que nos guíe una persona con experiencia. Nos dejamos llevar y vamos dirigiendo el foco allá donde se nos sugiere, apreciando en la medida de nuestras posibilidades los detalles del camino para así, ya con más experiencia, volver a recorrerlo a voluntad.

Es normal que los modelos, si no cambiando, vayan evolucionando con el tiempo. Cambian con nuestras creencias. Un modelo simple, por ejemplo, puede ser muy útil al principio y dejar de serlo a continuación.

Pero los Modelos Mentales, por muy extendidos y aceptados que sean, no dejan de ser sino representaciones de la realidad, no son certezas. Y por lo tanto susceptibles de opinión. Yo pienso que es necesario cuestionarse todo aquello que nos plantee la más mínima duda racional o irracional. Ningún modelo mental, por muy universal que sea, deja de ser una reducción de la realidad. La realidad es otra cosa y está ahí esperándonos.

Etiquetado con:

Deja un comentario