Loto, el centro – Chakra de la corona

El centro del loto corresponde a Sahashara, el Chakra de la corona y no tiene asociada ninguna ocupación laboral, sino un genérico liderazgo con voluntad de servicio. Nada menos.

Pensamiento, videncia, conciencia, chakra Sahashara, el de la corona, el de la fontanela. Límite último donde las palabras pierden todo significado, donde solo vale recurrir a la metáfora: el vacío que todo lo contiene, la no-dualidad.

Es a través en este chakra dónde nos asomamos a la realidad última, la que dota de significado y contenido las grandes preguntas de la humanidad.

Sahashara

Abajo os dejo unos extractos del libro de Danah Zohar(1) dónde habla del centro del loto. A continuación el cuestionario que nos propone Brenda Davies(2) para saber si el chakra necesita una mejor regulación:

  1. ¿Sientes una llamada a dedicarte a la curación, el chanelling o a implicarte en algún tipo de arte místico?
  2. ¿Tienes deseos de estar iluminado y de vivir la sensación de unidad con todas las cosas?
  3. ¿Tienes sentimientos de dicha, totalidad o euforia que no hayan sido inducidos por ninguna causa externa (por ejemplo, drogas o estar enamorado), aunque sea por unos momentos?
  4. ¿Deseas ver más allá de lo material y contemplar la totalidad de la vida como una maravillosa oportunidad de aprender?
  5. ¿Te sientes inundado de amor por todas las cosas?
  6. ¿Deseas tener una conexión directa con Dios, el universo o cualquiera que sea el nombre que le des a la gran fuerza?
  7. ¿Eres capaz de ver con compasión, perdón e incluso gratitud por las enseñanzas recibidas a los que te han herido o agraviado?
  8. ¿Puedes ver tu vida con alegría y con un amor inacabable?

EL CENTRO DEL LOTO

LOS SÍMBOLOS DEL CENTRO(1)

El sol es la fuente vital de la luz, el calor y la energía. Es el centro alrededor del cual giran los planetas. Al igual que el centro del loto, es una metáfora para el meollo de la personalidad, pero aun así no llega a expresar la cualidad etérea e indescriptible de algunas experiencias místicas. Mejor aproximación es la del vacío cuántico.

El arquetipo junguiano del ser es el más cercano equivalente occidental a nuestro centro del loto… abarcando tanto la mente consciente como la subconsciente, «tanto el centro como la circunferencia» de la persona.

… Con frecuencia, Jung pensaba que el ser sólo es accesible a las personas después de la crisis de los cuarenta. En ese momento, en conjunción con su «función trascendental», el arquetipo del ser sintetiza los opuestos de la personalidad como, por ejemplo, el pensamiento y el sentimiento. El arquetipo del ser y la función trascendente representaban el símbolo y el proceso de transformación.

LA FÍSICA DEL CENTRO(1)

En el Surangama Sutra, Ananda, el principal discípulo de Buda, hace la siguiente pregunta: «Buda; mi señor, tú has hablado de la unidad y sustancia de la Esencia pura, misteriosa y eterna, pero no comprendo del todo. Tan pronto mis seis sentidos perciben esta realidad, aparece como compuesta de muchas emanaciones. ¿Cómo puede el Uno aparecer como tantos?» En respuesta, Buda saca un pañuelo y dice: «Ves, esto es un pañuelo. Ahora le haré seis nudos. Entonces tenemos seis nudos, pero aun así es un solo pañuelo.»

La física que mejor describe el centro del cosmos es la teoría de los campos cuánticos … La teoría de los campos cuánticos describe todo lo existente como estados de energía dinámica y oscilatoria. Tú y yo, las sillas en que nos sentamos, los alimentos que comemos, todos son estados de esta energía. ¿Y sobre qué oscila esta energía? … el trasfondo de todo ser es un «océano» inmóvil de energía inactiva llamado vacío cuántico.

Este vacío es la versión científica del pañuelo de Buda, el Uno que, cuando se convierte en nudos (o se activa en muchos estados diferentes de energía), aparece como muchas manifestaciones. Todo cuanto existe se manifiesta como excitaciones del vacío cuántico, y ese vacío cuántico, por tanto, existe como el centro en el interior de todas las cosas. La energía del vacío subyace e impregna al cosmos. Como nosotros formamos parte del cosmos, la energía del vacío también nos subyace e impregna. Somos «olas» en el «océano» del vacío; ese vacío es el centro y la fuente del ser. En el diagrama del Loto del Ser, el vacío cuántico es el «lodo» donde crece el tallo del loto.

(1) “Inteligencia espiritual” Danah Zohar /Ian Marshall, Ed. Plaza & Janés Editores, S.A.

(2) “Chakras, Los siete pasos de la autocuración y el crecimiento personal” Dra. Brenda Davies, Ed. Arkano Books

Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.