MK – Caminar más lento

Esta es la primera de mis propuestas, el primer MikroKode: caminar más lento.

Simplemente consiste en reducir la velocidad de nuestros pasos, vayamos más o menos rápido, hacer que el siguiente paso tarde un poquito más de tiempo que el anterior y observar la diferencia. Solo un ratito.

La velocidad con la que caminamos es un reflejo de la velocidad a la que se mueve nuestro pensamiento; de lo agitadas que están nuestras emociones. Despacio cuando estamos tranquilos y a paso rápido cuando no lo estamos tanto. Muchas veces sin darnos cuenta de ello, marchamos imbuidos en nuestros pensamientos sin saber muy bien dónde pisamos.

Capturados por un deseo, una tarea urgente o cualquier otra razón, corremos hacia adelante alimentando el bucle de la ansiedad. Qué más dá lo que nos impulsa, si nos hace ir más rápido. Qué más dá, si no somos capaces de parar y seguimos corriendo a la siguiente etapa… y a la siguiente… y a la siguiente….

Aunque encontremos buenas razones para correr, al final, el resultado no nos gustará.

Caminar despacio

Es por ello que necesitamos un punto de inflexión, invertir la tendencia. Y esto es precisamente lo que conseguimos caminando más lento, invertir la tendencia.

Caminar más lento es abrir un paréntesis en la espiral y observar todo a nuestro alrededor. Una forma de vivir más intensamente el momento, aunque sea solo por un breve lapso de tiempo.

Pisamos de otra forma, miramos de otra forma, somos un poco más nosotros mismos.

Una vez lo hayamos hecho por primera vez, ya podremos repetirlo cuando queramos. Aunque retomemos el ritmo anterior, algo habrá cambiado.

Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.